Archive for 29 julio 2008

Velada por el Tibet en Barcelona


st1\:*{behavior:url(#ieooui) }
<!– /* Font Definitions */ @font-face {font-family:”Trebuchet MS”; panose-1:2 11 6 3 2 2 2 2 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:swiss; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:647 0 0 0 159 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:””; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; text-align:justify; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Trebuchet MS”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”; mso-bidi-font-family:”Times New Roman”; mso-ansi-language:ES;} @page Section1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:72.0pt 90.0pt 72.0pt 90.0pt; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} –>
/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;
mso-ansi-language:#0400;
mso-fareast-language:#0400;
mso-bidi-language:#0400;}

Hola a tod@s, os paso esta información sobre esta protesta pacifica por los derechos del tibet.

Desde la Fundació Casa del Tibet de Barcelona invitamos a todos los que nos apoyan a participar de la PROTESTA PACÍFICA DE LUZ que tendrá lugar en las principales ciudades de todo el mundo UN DÍA ANTES DE LA INAUGURACIÓN DE LAS OLIMPÍADAS DE BEIJING.

El día 7 de Agosto, a las 20h, enciende una vela y ponla en tu ventana. Y si estás en Barcelona, ven a la Plaça de Catalunya y comparte un momento de meditación con nosotros, desde las 20h hasta las 22h.

Enciende una vela por los derechos humanos, por la libertad de expresión y creencias en Tibet. Recordemos al mundo, con nuestras velas encendidas, que el Tibet no es un pueblo libre.

¡Participa de esta protesta pacífica!

<!– /* Font Definitions */ @font-face {font-family:”Trebuchet MS”; panose-1:2 11 6 3 2 2 2 2 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:swiss; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:647 0 0 0 159 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-parent:””; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; text-align:justify; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:”Trebuchet MS”; mso-fareast-font-family:”Times New Roman”; mso-bidi-font-family:”Times New Roman”; mso-ansi-language:ES;} @page Section1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:72.0pt 90.0pt 72.0pt 90.0pt; mso-header-margin:35.4pt; mso-footer-margin:35.4pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} –>
/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;
mso-ansi-language:#0400;
mso-fareast-language:#0400;
mso-bidi-language:#0400;}

A la misma hora que se inauguran los JJOO en Beijing, nosotros queremos estar al lado del pueblo tibetano. Recordemos al mundo, con nuestras velas encendidas, que el Tibet no es un pueblo libre. Trae tu vela y comparte un momento de meditación con nosotros.

Campaña una vela por el Tibet

Por favor únete a más de 100.000.000 de personas en la Protesta de Luza más Grande por un Tíbet Libre.

  • Enciende una vela el 7 de Agosto a las 9 pm (en tu casa o en público)
  • Únete y disfruta de acciones especiales de luz durante la misma noche.
  • Maneja con las luces de tu auto encendidas durante el 8 de agosto de 2008.
  • Observa a los equipos de “Sad Smoky Mountains” pintar el cielo con humo rojo.
  • Observa a aquellos que presenciarán la ceremonia inaugural en Biejing encender velas, linteras, celulares y encendedores por un TIBET LIBRE.

Por favor únete a nosotros y lee todo al respecto.

Con amor,
Candle for Tibet

Link campaña Internacional

Isabel Calpe Rufat: “Acomódese al verano y tendrá más energía”

LA ENTREVISTA CON ISABEL CALPE RUFAT, DOCTORA EN ANTROPOLOGÍA Y PROFESORA DE QI GONG

Recomienda irse a dormir tarde y levantarse temprano para acomodar nuestros cuerpos a la luz del verano.

MAITE CRUZ

–Energéticamente, ¿cómo podemos fluir con el verano?
–Según los principios del Qi Gong, que son los principios de la medicina china, adaptándonos a la energía del verano, la estación en la que la energía llega a su apogeo.

–Quizá sea demasiada energía.
–No, si durante el invierno la has almacenado. Se trata de adaptarnos a los cambios estacionales. En invierno, ahorrar la energía del cuerpo: irse a dormir pronto y levantarse temprano para llegar a la primavera y al verano con un buen qi.

–¿Y en verano?
–En verano hay que hacer a la inversa. Irse a dormir tarde y levantarse temprano para acomodarse a la luz. Acomódese al verano y tendrá más energía.

–El día es largo.
–Pero la tradición china nos aconseja no quejarnos de que el día es largo ni de que hace calor. Se trata de preservar el buen humor. El buen humor ayuda a tener qi.

–¿Qué es el Qi Gong?
–El Qi Gong es un trabajo dirigido a acumular qi. El qi entendido como la energía interna que se manifiesta en nuestro cuerpo físico, y que circula a través de nuestros canales e irriga a todo el cuerpo.

–¿El qi es energía?
–Aquí suele traducirse así, pero en realidad el concepto es mucho más sutil. Porque el qi es aquello que va más allá de la energía. Lo que permite que la energía se transforme en materia, y la materia, en energía.

–Nuestra medicina solo cree en la energía cuando se transforma en enfermedad.
–Ni siquiera entonces, porque una de las grandes diferencias entre nuestra medicina y la china es que para ellos el sistema energético es la clave del diagnóstico, y en nuestra medicina no se reconoce. Se tiene en cuenta el sanguíneo, el sistema linfático, el nervioso, etcétera, pero no el energético.

–¿Qué tal está su qi?
–Bien, no me puedo quejar. Pero el qi varía. No está fijo. Todo es cambiante y mutable. La base de la salud y del equilibro reside en adaptarse a los cambios. Es una onda de energía con sus altos y sus bajos. Y de la misma forma, este qi va oscilando a lo largo de las edades de la vida, no solo del día.

–¿Y va de capa caída?
–Sí, suele bajar. Pero los maestros trabajan para evitar el declive del qi. A medida que van envejeciendo, tienen un qi más armonioso. Unos cuerpos flexibles y maravillosos. Y una energía potente: a sus discípulos, con un solo golpe de mano, casi sin tocarlos, son capaces de apartarlos varios metros.

–Cuesta de entender.
–A los occidentales nos cuesta entender este concepto porque queremos cosas tangibles. Sin embargo, aunque sea invisible, el qi se nota; tiene sus efectos. Es visible en su manifestación.

–¿Algún último consejo para tener más qi?
–Tener en cuenta que hay varios qi. El que uno ha heredado, el que nos dan nuestros padres y el adquirido a través de los alimentos y el oxígeno. Por eso es tan importante el contacto con la naturaleza, y comer bien.

–Y practicar el Qi Gong.
–En verano nos ofrece una serie de ejercicios para fortalecer la energía del corazón que podría debilitarse con el calor. Se trata de estimular la función del corazón para activar la circulación sanguínea y evitar accidentes vasculares. En verano tenemos que estar dinámicos, activos.

–Parecen difíciles, las posturas del Qi Gong.
–No, son sencillas. Son movimientos basados en el enraizamiento del cuerpo, en el contacto con la tierra, en el estiramiento de los ejes, y en la armonía de los movimientos y la respiración. Se trata de armonizar el cuerpo, la mente, las emociones y la respiración. Respiramos poco. Dejamos que en nuestro diafragma se acumule dióxido de carbono y esto nos provoca estrés y angustia.

–¿Prefiere la playa o la montaña?
–Todos los lugares donde haya una energía pura son buenos para practicar Qi Gong. Los taoístas tradicionalmente se alejaban de las urbes para hacer su trabajo.

–En China, el Qi Gong se ha desarrollado sobre todo en las montañas sagradas.
–En las montañas el qi aún está intacto, no se ha quebrado por la acción humana. Si en la montaña ha habido fuego, mejor ir a la playa. Buscar los bosques, los ríos. Antiguamente, en China, los maestros, cuando una persona caía enferma e iba al templo para que le hicieran el diagnóstico, le recomendaban practicar en una ladera, o encima de una roca, o en un río. Y muchos maestros practican al borde del acantilado. Eso significa que hay una armonía total con la naturaleza y que no tienen miedo.

Fuente: El periodico

Deforia Lane, directora de musicoterapia en el hospital Universitario de Cleveland (Ohio)

“Hay que pasar más tiempo con personas que con cosas”
Tengo 60 años. Nací en Ohio. Estoy casada con un hombre maravilloso y tenemos dos hijos, de 26 y 36 años. Dirijo el departamento de musicoterapia en el Ireland Cancer Centre y el Rainbow Babies & Children´s Hospital. Obama representa una esperanza. Soy cristiana

¿Desde cuándo sabe que la música cura?

A los 5 años percibí claramente la magia y la influencia de la música sobre las personas.

¿Cómo?

Mi madre era muy modesta, pero cuando tocaba el piano se convertía en una gran persona. Mi padre no pudo estudiar, pero cuando cantaba era como un rey. Empleo la música y mi voz para ayudar a los enfermos en un gran hospital.

¿Y qué les canta?

Las investigaciones demuestran que si un enfermo escucha la música que le gusta, mejora su estado general. Así que yo les pregunto qué tipo de música les gusta, y si me dicen que ópera, pues les canto ópera.

¿A los pies de la cama del hospital?

Sí, y en los miles de casos que trato en el hospital desde 1976, todos documentados, queda claro que mejoran y necesitan menor cantidad de medicación. Mi repertorio, debido al gran abanico de edades que trato, ha de ser muy amplio.

¿A qué tipo de pacientes se enfrenta?

Muchos niños con discapacidades tanto mentales como físicas, síndrome de Asperger, bebés prematuros, niños y adultos con desordenes psiquiátricos, enfermos terminales y moribundos.

¿Les acompaña en el paso de la vida a la muerte?

Sí, y es una experiencia maravillosa, un momento mágico en el que se manifiesta un respeto muy profundo por la vida. Escuchando las cosas que son importantes para esas personas en tránsito, aprendo a vivir mejor.

¿Qué le dicen?

Que pase más tiempo con personas que con cosas. Más tiempo amando a mi pareja, cuidando de mis hijos, compartiendo con mis amigos, que trabajando. Me insisten en que deje las preocupaciones de mañana a un lado, me advierten que el miedo a no tener es una gran trampa. Todos descubren, en esas circunstancias, la felicidad y el poder del momento presente. Y también me insisten en que ya es hora de que me vaya a casa.

Ya.

A menudo siento que mi sabiduría es insuficiente para tratar con los enfermos; entonces ellos me dicen que pueden percibir las intenciones de mi corazón y que eso es lo esencial. Hay una frase que no estoy segura de que usted quiera escuchar…

Sí quiero, sí.

Los creyentes dicen que la esencia de mi poder está más allá de mí. Conecto con ellos de una manera muy profunda. ¿Nunca le ha ocurrido estar con alguien y no necesitar decir nada para entenderlo todo?… En ese mutuo entendimiento profundo que roza la comprensión del todo, la música es un canal poderoso.

También tratará ateos y gente que teme a la muerte. ¿Cuáles son sus experiencias?

Todas son hermosas. Yo escribo con los pacientes canciones en las que explican sus sentimientos, sus miedos. Y cuando hay que dar a los familiares malas noticias, los convoco alrededor de la cama y cantamos.

¿Todos juntos?

Sí, el paciente, los familiares, las enfermeras, los médicos y yo; a todos les pido que canten conmigo o toquen un instrumento.

El médico debe de quedarse a cuadros.

Algo sorprendido al principio, hasta que ve los resultados. Y en la mesa de operaciones también pregunto al paciente qué le gustaría escuchar, y junto con las enfermeras y los médicos le interpretamos esa música antes de que se duerma y cuando se despierta. Mientras le operan, le pongo auriculares.

Es usted increíble.

Hay estudios que miden las variaciones cerebrales de pacientes sedados que escuchan la música que les gusta. Necesitan menos anestesia.

¿Qué historia le ha emocionado?

Un hombre que sufría parkinson, con dificultades para hablar y que podía estar de pie pero no caminar. Utilizamos una canción muy rítmica de los años 40 que a él le encantaba y la técnica melodía entonación terapia,y conseguimos que hablara y caminara.

De nuevo increíble.

Personas con afasia, gente que debido a un accidente cerebral no consigue articular palabra, consiguen recuperarse cantando. Es una técnica conocida.

¿En qué otros casos es útil la terapia de la música?

En embarazos de riesgo, en bebés prematuros, niños que tienen a su madre en el hospital, familiares de enfermos crónicos y terminales, y es muy importante en el colectivo médico. Hemos empezamos a enseñar musicoterapia a los médicos residentes para combatir el estrés. El resultado les sorprende tanto, que todos acaban aplicando la musicoterapia a sus pacientes.

¿Qué otros estudios han realizado?

Grabamos CD para los niños prematuros con canciones de cuna cantadas por sus madres y con su ritmo cardiaco, y esos niños salen antes de las incubadoras. Yo misma, cuando me diagnosticaron dos cánceres, creé un programa, Sing sister sing,escribí canciones que hablaban de mis temores y mis momentos de mayor felicidad.

¿Y?

Me ayudó tanto, que creé un programa sobre mi propia experiencia dirigido a ese porcentaje de mujeres con cáncer y sin recursos que no quieren someterse a tratamiento. Conseguí que se sometieran y con éxito.

“Hay que pasar más tiempo con personas que con cosas”
Como un ángel

“Para mí – decía Robert Schumann-, la música sigue siendo el lenguaje que me permite comunicarme con el más allá”. Deforia Lane ha dedicado su vida a estudiar el poder transformador de la música. Es una de las mayores expertas en musicoterapia, disciplina en la que investiga y cuyos conocimientos aplica en tres centros estratégicos, uno de ellos especializado en cáncer y otro, en recién nacidos y niños. Canta a los enfermos, compone con ellos música y letras, acompaña con su voz a los moribundos… Dicen sus pacientes que es como un ángel, y algo hay en ella que la hace un ser muy especial. Ha participado en el 2n Congrés Internacional de Música a Catalunya, que organiza la UB.

Fuente: La vanguardia

“Guantánamo no es una prisión, es un campo de torturas”

Murat Kurnaz, cinco años en Guantánamo; escritor y activista de los derechos humanos
26 años. Nací y vivo en Bremen (Alemania). Antes de mi secuestro trabajaba en la construcción naval. Mi mujer se divorció de mí porque no sabía si estaba vivo o muerto. Creo en la democracia, pero bajo ese concepto se hacen cosas que no son democráticas. Creo en el islam

Los países democráticos y más avanzados tienen lugares donde se tortura a la gente hasta matarla. Soy testigo de ello.

Algo más que testigo.

Tenía 19 años, había pasado dos meses estudiando en una escuela del Corán en Pakistán y volvía a casa, a Bremen (Alemania), con una bolsa llena de regalos para mi familia. Estaba contento. El autobús que me llevaba al aeropuerto se detuvo y un policía pakistaní me hizo bajar.

Así empezó mi estancia en el infierno, que duró cinco años. Fui vendido a los americanos por 3.000 dólares. Los americanos no sabían quién era yo, y pocos meses después de capturarme, cuando ya estaba en Guantánamo, se dieron cuenta de que era inocente.

¿Entonces por qué lo retuvieron?

Avisaron al Gobierno alemán para que se hiciera cargo de mí, pero el Gobierno alemán no hizo nada y tampoco lo hizo publico, se mantuvo en secreto.

¿Por qué?

Todavía hoy el Gobierno alemán no puede dar ninguna explicación; incluso estando preso en Guantánamo tres miembros del servicio secreto alemán, el BND, me interrogaron e hicieron un informe en el que constaba que era inocente. El Gobierno alemán sabía que era inocente y que me estaban torturando, así que para mí es cómplice de esas torturas.

Angela Merkel pidió su libertad a Bush.

Sí, cuando el tema saltó a los medios de comunicación. Nunca he sido acusado de nada, nunca he tenido un juicio, pero seguiría en Guantánamo de no ser por mi madre.

¿Ha puesto usted alguna demanda?

Estoy trabajando con dos abogados, uno en EE. UU. y otro en Alemania, y con Amnistía Internacional.

Perdone la pregunta, ¿pero por qué se fue a Pakistán y se dejó barba tras el 11-S?

En Bremen yo trabajé como portero de discoteca y vi cómo la droga destrozaba a muchos amigos míos, me sentía muy impotente. En Pakistán hay una escuela del Corán muy famosa que se dedica a ayudar a la gente sin recursos y a jóvenes con problemas de droga. Quise ir a conocerla, a formarme con ellos, y allí me dejé la barba como todos sus miembros.

¿No tenían ninguna consigna política?

Es una escuela totalmente apolítica, que está contra la guerra y contra la violencia.

¿Adónde le llevaron al detenerle?

A una cárcel secreta norteamericana en Kandahar, donde pasé tres meses de continuas torturas, palizas, electrochoques, ahogo en cubos de agua, y me colgaban de un gancho por las muñecas. Un médico lo supervisaba todo, te llevaban al límite de la muerte; aun así, he visto morir a muchos.

Los americanos dijeron que le capturaron en zona de guerra en Afganistán.
Sí, eso dijeron. Querían demostrar que yo era culpable, querían que firmara una confesión escrita por ellos conforme pertenecía a Al Qaeda. Aprendí dos cosas: que es muy fácil engañar a la gente manipulando las apariencias, y que gente cuyo aspecto es muy normal, gente de la que te fiarías, puede cometer los actos más atroces.

¿Le torturaban jóvenes soldados americanos?

Sí, algunos tenían 18 años y también había mujeres. “¡Somos americanos! Sois terroristas, ¡lo vais a pagar!”, no paraban de gritar, y se liaban a patadas seis o siete contra alguno de nosotros hasta matarlo.

Tres meses después le enviaron a Guantánamo.

Vivíamos en pequeñas jaulas, teníamos que estar sentados y, cuando oscurecía, tumbados boca arriba; si hablábamos entre nosotros nos pegaban; nos torturaban a diario y de forma arbitraria. En total, yo debí de pasar un año en aislamiento, en un agujero en absoluta oscuridad y con un frío espantoso. En una ocasión me tuvieron tres meses seguidos. Guantánamo no es una prisión, es un campo de torturas.

En teoría, es una prisión de alta seguridad para terrorista, ¿qué gente hay ahí?

Políticos, médicos, deportistas y, sorprendentemente, muchos adolescentes, niños de 14 años. El 95% de los presos han sido comprados por los americanos y el otro 5% son ladronzuelos que pertenecen a bandas.

¿Quién vende a esa gente?

El hambre. En Pakistán, a cualquiera que no sea pakistaní. Durante mi estancia, el preso más joven tenía 9 años y el más anciano 105.

¡Qué hace un niño de 9 años en ese lugar!

Él no lo sabía, y yo creo que era inocente, pero, en todo caso, un niño con quien tiene que estar es con su madre y no en una jaula. Soy testigo de cómo obligaban a los padres a ver la tortura de sus hijos y viceversa. Mi vecino de jaula, un hombre de unos 85 años, estaba paralítico desde hacía 27 años. “¡¿Pero qué he hecho yo?!”, preguntaba a los americanos. Como a todos los demás, a él también lo torturaban.

Trajeron a un chico de 19 años, no tenía piernas, eran dos muñones ensangrentados y purulentos. Venía de la prisión de Bagram, donde hacía tanto frío que se le helaron los pies y en el hospital militar le amputaron las piernas. No era el único al que le habían cortado un miembro del cuerpo, lo he visto en Guantánamo varias veces. Muchos tenían las piernas, los brazos o los pies rotos a causa de los golpes, pero allí no trataban las fracturas. “Se cura solo”, decían los centinelas.

Necesario
Hijo de emigrantes turcos, nació y se crió en Alemania. Poco después del 11-S fue a estudiar un par de meses a una escuela coránica a Pakistán, donde fue detenido y vendido como terrorista a los norteamericanos. Entre febrero del 2002 y agosto del 2006 estuvo preso en Guantánamo y fue puesto en libertad sin cargos. La absurda frase “¿dónde está Osama?” entre paliza y paliza aún retumba en su cabeza, pero lo que más le atormenta, explica, “es saber que hoy en Cuba están torturando a personas”. Un inocente en el infierno (Robin Book) es la crónica de esos años. Un libro que de entrada a nadie le apetece leer pero que es necesario si uno quiere saber qué está ocurriendo a su alrededor y actuar en consecuencia.
Fuente: La vanguardia

1a Meditacion Global en Cataluña – 12 de julio

El programa “L’Ofici de Viure” de Catalunya Ràdio, esta preparando una Meditación Global que previa al evento del Dr. Chopra el próximo día 12 de julio en el Auditorio Fórum de las Culturas. Esta Meditación Global, abierta al público, se orientará para unir la intención de todos los presentes para conseguir una sociedad emocionalmente saludable. Se trata de utilizar la meditación como instrumento de cambio social, un activismo sutil que combinado con el compromiso y la responsabilidad individual es una de las más poderosas herramientas para que se pueda dar un verdadero cambio en el mundo.

Lugar: Auditorio del Fórum de las Culturas (CCIB).www.ccib.es
Rambla Prim 1-17, 08019

Horario: de 15:00h a 15:45h

Apertura de puertas: 14:30h
Inscripción: Para apuntarse enviar un mail a viure@catradio.cat

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla
<!–
document.write( ‘</’ );
document.write( ‘span>’ );
//–>

O bien dejar un mensaje en el contestador del 93 209 21 62

Organizado por: Alambar Sinapsis

Joan Parera: “Todo lo que no se mueve muere”

Practica un método terapéutico –una disciplina médica en EEUU– que trata de reconducir el movimiento erróneo y doloroso de los órganos. Lo enseña en la Universitat Ramon Llull

NÚRIA PUENTES

–¿La terapia que usted practica la ofrece la sanidad pública?
–No. Llenamos un enorme agujero que no atiende la sanidad pública. La osteopatía no tiene nada que ver con la traumatología, la reumatología o la ortopedia, aunque, como nuestro nombre se asocia a la palabra hueso, un 90% de quienes vienen a vernos por primera vez sufren dolores de espalda o de cabeza. Tratamos las disfunciones de todo el cuerpo: vísceras, cráneo o esqueleto.

–¿Disfunciones?
–Sí, disfunciones, no patologías. Atendemos cualquier órgano del cuerpo que, sin tener ninguna enfermedad concreta, no cumple bien su función y causa un malestar, o un dolor, que la medicina convencional define como crónico y no resuelve. La osteopatía es la medicina del movimiento, una definición muy simple pero fácil de entender: hacemos que todo se mueva.

–¿Hay órganos que no se mueven?
–Sí, y todo lo que no se mueve acaba teniendo problemas, muere, porque el movimiento es vida. Un tejido que está inmóvil se empobrece y, a la larga, crea una enfermedad. Nosotros intentamos que el cuerpo movilice sus funciones: ya sean las membranas del interior del cráneo, la columna vertebral o el intestino.

–¿Qué problemas tratan?
–Atendemos a muchas personas con cefaleas, dolores cervicales, ciáticas, reflujo gastrointestinal, diarreas o lumbalgias. Esas son las consultas iniciales, pero como todo el organismo está interrelacionado, lo abarcamos por completo. El sistema neurológico lo enlaza todo. Un dolor en un hueso nos puede llevar a la víscera que causó la disfunción inicial.

–¿Por ejemplo?
–Un estreñimiento. Un intestino que funciona poco, que apenas se mueve, provoca estreñimiento. Como existe un punto neurológico co- mún entre el intestino y la columna vertebral, busco si existe un bloqueo que inmovilice alguna vértebra en la zona que corresponde al intestino. Ese bloqueo no siempre duele. O puede ocurrir al revés: el motivo de consulta es una dolorosa lumbalgia que surge de un intestino inmovilizado, con estreñimiento.

–Eso parece muy complicado.
–Es muy complejo. Se trata de disfunciones que pueden ser muy antiguas. Estudiamos la anatomía y la función de los órganos e interrelacionamos esos dos campos.

–¿De qué forma?
–Todo lo hacemos con las manos. Hay osteópatas en ejercicio que son ciegos. No usamos ningún aparato, pero llegamos a puntos a los que la cirugía y los fármacos no llegan. Por ejemplo, cogemos un riñón que duele porque la persona ha dado un salto brutal y se le ha desplazado, y lo llevamos a un punto donde se relaja, vuelve a su sitio y reinicia su función. Si se trata de una vértebra que no puede girar, hacemos una rápida maniobra de recolocación: el cuerpo no tiene tiempo de sentir dolor.

–Y crujen los huesos.
–Sí. Y algo parecido hacemos con las embarazadas que sufren ciática o lumbalgia. En realidad, tienen una pelvis que no se mueve, con una articulación muy restringida. Si ese movimiento no se recupera, si el bloqueo persiste en el momento del nacimiento, el parto puede ser un desastre porque el sacro no se abrirá.

–Oficialmente, ¿qué es la osteopatía en España?
–Nada. No existe. Yo me presento como osteópata, pero no existo como tal, ni fiscalmente. Mi titulación es la de fisioterapeuta. Otros son médicos, y están los que la practican bajo el epígrafe fiscal de otras profesiones. En EEUU, la osteopatía es una disciplina médica universitaria. En Gran Bretaña es una profesión sanitaria desde hace un siglo. A España llegó en los 90, pero no está reconocida. Se estudia en un posgrado universitario. Yo confío en que llegue a ser una carrera independiente.

–¿Los médicos recelan de ustedes?
–Hay de todo. No siempre. Algunos nos envían pacientes porque entienden que somos otro camino.

–¿La osteopatía es curativa?
–Nosotros no curamos: situamos al cuerpo en una posición en la que pueda curarse por sí solo. Es curativa en el sentido de que mejora el funcionamiento de algo que estaba alterado. Lo recolocamos para que reinicie su función sana. Ahí es donde los médicos no nos entienden.

–Esas disfunciones de las que habla son muchos de los motivos por los que la gente va al médico.
–Sí, y como no se los solucionan, recurren a otras medicinas no oficiales. Un ejemplo de esto son las personas que sufren un latigazo cervical –torsión en la nuca causada por un frenazo en el coche–, que llevan un collarín cervical inmovilizador durante meses. Vienen cansadas de tomar antiinflamatorios y sentir dolor. Lo primero que hacemos es quitarles el collarín y restablecer la movilidad de las cervicales. Con dos sesiones, esa persona está como nueva. El collarín desmonta totalmente el sistema cervical. Es una atrocidad.

Fuente: El periodico