Archive for 19 mayo 2010

«Practicar yoga en el aula ayuda a los niños a concentrarse»

CARME ESCALES
BARCELONA

En la India hace mucho que lo descubrieron: respiración, relajación y estiramientos son grandes aliados de nuestro bienestar más inmediato. En Occidente, pequeñas dosis de yoga inyectan vitalidad a mucha gente. En el colegio público Sant Josep, de Sant Vicenç dels Horts, se le da aún mucho más sentido a esta disciplina. Su práctica forma parte del currículo escolar como herramienta para mejorar el rendimiento de los alumnos. Hoy, Blanca Franco, la profesora que lo imparte, expondrá la experiencia.

–¿Qué edades tienen los alumnos de yoga en su escuela?
–Hemos empezado con los de cuarto y sexto, que tienen 9 y 10 años y 11 y 12 respectivamente, una hora a la semana. Los de quinto curso son nuestro grupo de control. Ellos no reciben clases de yoga y nos sirven de punto de comparación.
–¿Cómo realizan el seguimiento de los resultados?
–Mediante cuestionarios en los que se evalúan cuestiones como la autoestima.
–En los dos primeros trimestres, ¿qué han podido ver ya?
–Los resultados indican que la atención de los estudiantes se afina, aunque es difícil y no sería justo atribuirlo solo a la práctica del yoga. En nuestro centro, el equipo docente se implica mucho.
–¿Qué camino utiliza el yoga para lograr esa mejora en los alumnos?
–En concreto, el yoga Iyengar permite conectar consigo, con el dinamismo, intensidad y precisión de cada postura que conservan su nombre original de hace miles de años y que los alumnos memorizan.
–¿Los profesores también aprenden yoga?
–Sí, de hecho la directora del centro apostó por el yoga pensando en el bienestar del equipo docente. Empezamos hace un año. Y con los alumnos, en septiembre.
–¿Y los padres se han implicado?
–También. Hay un grupo de ellos que recibe clases.
–¿De dónde surge tanta dispersión mental y, por tanto, la necesidad de prácticas como el yoga?
–Nos llegan muchos inputs externos que nos distraen de la verdadera esencia humana, las emociones, nuestro estado interior. Y el yoga ayuda a detener esa dispersión.
–¿Los niños lo perciben?
–Sí, aprenden a concentrarse, a tranquilizarse y saben que pueden conectar y actuar sobre su estado de ánimo. Además, se sienten más flexibles, fuertes y ágiles.

‘L’ENSENYAMENT DEL IOGA IYENGAR A L’ESCOLA’.
Centro de Yoga Iyengar. Portal de l’Àngel, 42.
19.30

Fuente: El periodico