Las leyes cósmicas del Kybalion

El Kybalión es un documento del siglo XIX que resume las enseñanzas de la filosofía hermética, también conocidos como los siete principios del hermetismo. Su autoría se atribuye a un grupo anónimo de personas autodenominados Los Tres Iniciados, aunque las bases del hermetismo se atribuyen a un alquimista místico y deidad de algunas logias ocultistas llamado Hermes Trismegisto, cuya existencia se estima en Egipto antes de la época de los faraones, y según la leyenda fue guía de Abraham.

Según el texot, existen Siete Leyes Cósmicas que nos rigen y son complementarias entre sí.

La primera es la Ley de Generación, que dice: “en cada momento, a cada instante, SIEMPRE se está generando “algo”, y este “algo” es ENERGÍA. TODO ES ENERGÍA.”
Todo lo que vemos, y que llamamos materia, no deja de ser energía aún siendo densa. La palabra y el pensamiento también son energía.

La segunda es la Ley de Vibración, que dice: “todo vibra, todo está en movimiento”.
En la diferencia de la cantidad de movimientos por minuto que tiene la energía, está dada la “calidad” de la misma. Si es lenta es negativa, si es rápida es positiva.

La tercera es la Ley de Polaridad, que dice: “los polos opuestos son iguales”.
Por ejemplo: el frío y el calor son la misma energía pero con distinta graduación; así como también el odio y el amor. El odio, podríamos decir que vibra a 1 movimiento por minuto (por dar una medida) y el amor a 1000 movimientos por minuto, pero son IGUALES.

La cuarta es la Ley del Mentalismo, que dice: “tú lo has pensado, tú lo has creído, tú lo has creado”.
Por ejemplo: si a un niño le decimos desde chiquito que es torpe, va a pensar que es torpe y terminará creando un ser torpe. Si por el contrario le decimos que es muy inteligente en eso se convertirá cuando adulto.

Y aquí comienza a actuar la quinta Ley que es la Ley de Causa y Efecto, que dice: “toda causa tiene su efecto”.
Por esta Ley vuelve a nosotros todo lo que generamos. Por lo tanto, sufriremos o no, ya que con los hechos buenos ocurre lo mismo, el efecto de todo lo que causamos.
Las energías negativas externas no tienen por qué llegarnos si nosotros no tenemos emisiones negativas.

La sexta es la Ley es la de Ritmo, que dice: “todo tiene su momento de acción y su momento de descanso.”
Esto significa, que nada se mantiene en el mismo estado siempre. O sea, se cumplen un ciclos. Quiere decir, que a todo período de actividad, le sigue un ciclo de descanso.

La séptima es la Ley de Correspondencia, que dice: “como es arriba, es abajo”.

De cada una de estas Leyes vamos a explicar con detenimiento qué función cumplen y la importancia que tiene su aplicación en nuestra vida diaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: